EL CEREBRO ES IMAGEN

0

En Argentina hay un Ataque Cerebro Vascular (ACV) cada cuatro minutos, según las estadísticas actuales y sólo el 3% de los pacientes recibe un tratamiento endovascular adecuado. Esto ocurre porque en muchos casos no se identifican como tales los primeros síntomas del ACV, ni los centros de salud cuentan con unidades preparadas para un diagnóstico rápido de stroke. Según estadísticas disponibles, sólo el 10% de quienes reciben un tratamiento adecuado logran una positiva reincorporación a la sociedad, mientras que el 90% restante queda con algún tipo de secuela.
El 60% de las personas tratadas son mujeres, siendo el sexo femenino uno de los segmentos más propensos a tener un ACV. Este grupo tiene una protección hormonal muy importante durante el desarrollo de su vida, pero al decaer el nivel hormonal desprotege a las arterias, apareciendo de esta manera los primeros problemas. Además, el estrés que la mujer atraviesa luego de llegar del trabajo y continuar con las tareas hogar, así como el consumo de anticonceptivos y la etapa del puerperio, se evidencian como las principales causas.
Durante mucho tiempo hubo un paradigma asociado a que “el tiempo es cerebro”. Hoy ese paradigma ha cambiado, posicionándose como actual “el cerebro es imagen”. Con la introducción de tecnología de precisión y dispositivos de avanzada, como el resonador MAGNETOM Aera de Siemens Healthineers, en Argentina el Dr. Pedro Lylyk, (Foto) Director General y Médico neurocirujano de Clínica la Sagrada Familia, ha logrado dilucidar el momento – o la penumbra terapéutica – en el que se encuentra el paciente durante el estado de irrigación cerebral. Esto es posible gracias a que se obtienen imágenes fisiológicas que permiten detectar la hora exacta en la que se produjo el ataque, extendiendo la ventana terapéutica de 6 a 24 horas, y de esta manera brindar un tratamiento específico y más efectivo.
“Nuestro resonador está diseñado para obtener imágenes muy precisas y cuenta con tecnología que permite en un tiempo muy corto detectar un ACV, permitiendo a los profesionales de la salud seleccionar prontamente el mejor tratamiento para cada paciente”, comentó Marcelo Luraschi de Siemens Healthineers.
Hace diez años, el paciente que estaba teniendo un ataque cerebrovascular era llevado al “shock room” para ser evaluado, y posteriormente al tomógrafo para luego ser trasladado a la sala de angiografía. Hoy la tecnología de Siemens Healthineers permite llevar al paciente directo al angiógrafo, un diferencial que en tiempo ahorrado (1 hora 30 minutos) significa casi 200 millones de neuronas, teniendo en cuenta que por minuto se pierden 2 millones de neuronas.
Dada la importancia de realizar el diagnóstico en el menor tiempo posible, el Dr. Lylyk junto a ENERI y Clínica la Sagrada Familia ha desarrollado el concepto de Unidad Móvil de Rescate Cerebral, que es una ambulancia única en Latinoamérica que logra reducir el tiempo de diagnóstico de pacientes con ACV, ya que está equipada con un tomógrafo que permite realizar los primeros estudios antes de llegar al centro médico.
“Argentina necesita una campaña de concientización fuerte para lograr la asociación directa de los síntomas y así poder prevenir el ACV. Esto se puede lograr sólo con el trabajo en conjunto del sector público y privado. El ACV es curable, tiene prevención, tratamiento y rehabilitación”, afirmó el Dr. Lylyk.
En esa línea, el Dr. Carlos Bleise agregó: “Desde ENERI trabajamos en una regla mnemotécnica SOCOORRÉ (asimetría en la sonrisa, coordinación de movimientos y repetición de palabras) que nos ayuda muchísimo para concientizar y educar a la población”.
En el marco del 29 de octubre, Clínica la Sagrada Familia, realiza una actividad por el Día Mundial del ACV en el Jardín Japonés, a partir de las 10 de la mañana, dirigida a estudiantes de distintos colegios de la Ciudad y haciendo hincapié a la educación temprana y concientización de los jóvenes.

Share.

About Author

Leave A Reply