EL PRIMER HOSPITAL ES EL HOGAR

0

MEDIHOME LOGO(Por el Dr. Raúl Muda*). Una enfermedad suele alterar las funciones personales a todos los niveles: familiar, laboral, económico y social. Sin embargo, la misma se presenta como una experiencia común en la vida de las familias donde, gracias a sus cuidados y contención, se garantiza al enfermo la atención y ayuda necesarias.
Cuando en un grupo familiar existe una persona que presenta una enfermedad oncológica, muscular, ósea, quirúrgica o pediátrica –entre otras- se produce una ruptura, lo que conlleva a cambios en el estilo de vida de toda la familia. Por este motivo, es importante educar a los hijos desde pequeños para que sean sensibles y solidarios ante la enfermedad y acompañen a la persona para hacer más llevadera su situación, dentro de las dificultades existentes. Pero claro, ellos no son los únicos responsables de que el tratamiento sea más llevadero.
La familia -ayudada y coordinada por un equipo integrado por médicos, enfermeras y terapeutas- es considerada como una parte integral de la atención al paciente. El mismo, además del dolor físico, se enfrenta al dolor emocional producto de la pérdida de la salud e independencia. En estas situaciones, se busca el alivio del dolor, de otros síntomas, del sufrimiento y, fundamentalmente, compañía en el proceso.
En muchos casos, es difícil para la familia y el enfermo la aceptación de la situación como un hecho natural. La incertidumbre, el miedo y la no expresión de los sentimientos, hacen que el enfermo y familiares presenten ansiedad y se encuentren en una situación de particular estrés. La aceptación es el primer paso necesario para afrontar el sufrimiento del familiar enfermo, haciéndose imprescindible una profunda reflexión personal y una aceptación de la propia muerte como una etapa más de la vida.
Profesionales de salud establecen una rutina para el cuidado del paciente que incluye, además de los procedimientos médicos, la convivencia y la participación de la familia. En este marco, existe una tendencia mundial ligada a que la familia, cada vez más, cuide a sus enfermos acompañados por profesionales en sus casas, con las ventajas que esto presenta para el paciente, quien puede acceder al servicio de internación domiciliaria más fácilmente, ya que se encuentra incluido en el Plan Médico Obligatorio.
El rol de acompañamiento de los seres queridos debe ejecutarse tanto antes como después del diagnóstico, pero lo esencial es conocer la enfermedad para poder manejarla y para ello se debe buscar ayuda, ya sea de asociaciones como especialistas.
La angustia, tristeza y desolación de una familia que está perdiendo a un ser querido, puede obnubilar su razón y no tener en cuenta que el mismo necesita el cariño y los cuidados para sentirse querido.
No obstante, con el tratamiento adecuado y la contención familiar, el enfermo podrá disfrutar de una mejor calidad de vida sintiendo protección, compañía, comprensión y paciencia, sin considerarse una carga y un estorbo.
(*) MN 62369. Fundador y Director de Grupo Medihome.

Share.

About Author

Leave A Reply