LA HIGIENE DE MANOS

0

La Organización Mundial de la Salud declaró en 2005, el 5 de mayo como “Día Mundial de la Higiene de Manos”, como parte de una iniciativa mundial para mejorar la higiene en los centros de atención sanitaria. La campaña, titulada “Salve vidas: límpiese las manos”, busca concientizar sobre la importancia de la limpieza de las manos tanto del personal de atención de la salud como de los pacientes y la comunidad general.
En el Hospital Alemán, existe una Brigada de Higiene de Manos. Se trata de un equipo comprometido con la concientización en higiene de manos, brindando educación a pacientes e incentivando ésta práctica entre los profesionales de la salud,
Aunque a simple vista no podamos verlo, las manos son el principal vehículo de los microorganismos, que pueden vivir allí días, semanas y meses. La higiene de las manos es fundamental para prevenir enfermedades gastrointestinales, respiratorias e infecto-contagiosas.
Con la simple práctica de lavarse las manos, no solo prevenimos enfermarnos, sino que somos solidarios hacia las personas que son más vulnerables de contraer enfermedades: niños, ancianos, personas con enfermedades crónicas, etc.
¿Cuándo debemos lavarnos las manos?
Es importante realizar el correcto lavado de manos a lo largo del día:
Después de estornudar, toser o sonarse la nariz; Después de estar en contacto con una persona enferma; Después de cambiar pañales o limpiar a un niño; Después de tocar basura; Después de estar en contacto con una herida; Al llegar a casa; Antes de cocinar y manipular alimentos; Antes de comer; Al asistir a instituciones sanitarias: al entrar y al salir; Antes y después de ir al baño Ir al baño
¿Cómo es un correcto lavado de manos?
Un correcto lavado de manos debe realizarse con un desinfectante alcohólico cuando las manos no estén visiblemente sucias. El procedimiento debe durar entre 20 y 30 segundos. La manera de hacerlo es colocar el producto en la palma de la mano, y luego proceder a realizar la limpieza correctamente:
Frotarse las palmas de las manos entre sí; Frotar la palma de una mano contra el dorso de la otra y viceversa; Frotarse las palmas de las manos entre sí; Frotarse el dorso de los dedos de una mano con los de la mano opuesta, agarrándose los dedos; Frotarse con un movimiento de rotación cada pulgar, rodeándolo con la palma de la mano opuesta; Frotarse la punta de los dedos de una mano contra la palma de la otra y viceversa; Una vez secas, las manos están seguras.
Por otro lado, cuando las manos estén visiblemente sucias debemos emplear agua y jabón. El procedimiento debe durar entre 40 segundos y un minuto. La forma segura de hacerlo es: Mojarse las manos con agua, y depositar en la palma de una mano una cantidad de jabón suficiente; Frotarse las palmas de las manos entre sí; Frotar la palma de una mano contra el dorso de la otra y viceversa; Frotarse las palmas de las manos entre sí; Frotarse el dorso de los dedos de una mano con los de la mano opuesta, agarrándose los dedos; Frotarse con un movimiento de rotación cada pulgar, rodeándolo con la palma de la mano opuesta; Frotarse la punta de los dedos de una mano contra la palma de la otra y viceversa; Enjuagarse las manos con agua; Secarse con una toalla de un solo uso, y luego utilizar la toalla para cerrar la canilla sin tocarla.
(Con el asesoramiento de la Brigada de Higiene de Manos del Hospital Alemán).
www.hospitalaleman.org.ar

Share.

About Author

Leave A Reply