PIE DIABETICO

0

image003La diabetes es la primera causa en el mundo de amputaciones no traumáticas, es decir aquellas no vinculadas a accidentes. El 75% tiene como antecedente una herida o infección en el pie que no ha sido tratado en forma conveniente, dejando como secuela un Pie Diabético.
“Esta grave complicación puede presentarse por falta de sensibilidad en la pierna o en el pie, manifestándose con lesiones cutáneas (herida, úlcera, gangrena, infección)”, explica la Dra. Silvia Gorosito, médica especialista en cirugía general y cardiovascular de la Clínica San Camilo.
Lo alentador es que existen medidas simples para prevenirlo, junto con un control médico frecuente. “Recibir información sobre la enfermedad es fundamental ya que el médico anticipa los riesgos existentes y los cuidados necesarios que el paciente debe conocer”, agrega Gorosito.
Consejos para la prevención de lesiones en pacientes diabéticos
* Lavarse diariamente pies y manos con agua templada (12 a 30ºC) y jabón hidratante del mismo pH de la piel (5-5,5).
* Secarlos bien, especialmente entre los dedos.
* Cortarse las uñas en forma horizontal y no al ras. Un podólogo especializado deberá tratar las uñas y callosidades. Sólo se debe utilizar lima de uñas de papel.
* Usar una loción hidratante (mantiene la piel flexible). No aplicarla entre los dedos ni en las uñas ya que esto favorece la humedad y la aparición de hongos.
* Mantener los pies calientes y secos. Utilizar medias de algodón o lana que sean suaves y limpias, ni muy holgadas ni muy pequeñas. Cambiarlas diariamente.
*No usar fuentes externas de calor (bolsa de agua caliente, almohadillas térmicas, estufa, etc.).
* Utilizar siempre calzado cómodo, de cuero preferentemente.
* Examinar diariamente que el calzado no tenga nada que pueda lastimar la piel: grietas, clavos, piedras, elementos punzantes o irregularidades.
* No caminar descalzo (ni dentro ni fuera de su casa).
* Si se posee limitaciones visuales o motoras para revisar los pies, pedir a un familiar que lo haga por uno o apoyarlo sobre un espejo para poder verlo en su totalidad.
Ante severas complicaciones, existen varias formas de estimar el riesgo de amputación y el médico optará por esta alternativa luego de basarse en exámenes clínicos y en los antecedentes de cada paciente. Llegar a una amputación mayor u otra complicación grave sólo depende de la forma en la que el paciente se cuide.
Un tratamiento indicado interdisciplinariamente por varios especialistas (cirujanos vasculares, cirujanos plásticos, traumatólogos, infectólogos, diabetólogos, podólogos, entre otros), favorecerá la aplicación de los protocolos terapéuticos más indicados para cada paciente.

Asesoró: Dra. Silvia E. Gorosito. (MN 68.563). Médica Especialista en Cirugía General y Cardiovascular de la Clínica San Camilo. Miembro fundador de la Asociación Interdisciplinaria Argentina de Cicatrización de Heridas (AIACH). Subdirectora de la Carrera de Médico Especialista en Cirugía Cardiovascular, UBA, Sede Argerich.

Share.

About Author

Leave A Reply