¿RINOPLASTIA O RINOMODELACION?

0

Hoy existen diferentes alternativas que se adaptan a la necesidad particular de quien está considerando modificar su nariz.
La cirugía de nariz se mantiene dentro del top ten de los procedimientos estéticos quirúrgicos más realizados, según las últimas estimaciones de la American Society for Aesthetic Plastic Surgery, y es en la franja entre los 18 y los 35 años en la que con más frecuencia se practica. Ellos llevan la delantera, ya que esta cirugía está en el puesto 4 de las más elegidas por los hombres.
Cambiar el tamaño, el ancho, la forma, redefinir la punta, el perfil, modificar el ángulo, la proporción en relación al rostro o su apariencia luego de una lesión la zona. Muchos pueden ser los motivos por los que una persona decide intervenir esta parte de su rostro para verse como realmente desea. “Pueden existir complejos que acompañaron toda la vida y, al ser el centro del rostro, la disconformidad con la nariz puede ocasionar un malestar anímico importante. De ahí la necesidad de abordar este tipo de operaciones, como todas las prácticas estéticas, desde una perspectiva holística”, introduce la Prof. Dra. Andrea Miranda, (Foto) médica consultora en estética y directora de la Sociedad Argentina de Estética y Nutrición Integral (SAENI).
En este sentido, la especialista agrega: “Hay que tener en cuenta no solo los aspectos físicos, sino también aquellos emocionales, para evaluar si la persona en cuestión está en condiciones de realizarse una modificación estética del rostro. Recomendamos esperar a la adultez, momento en que se han completado los cambios que atraviesa la cara y en el que se alcanza un nivel de madurez para poder elegir en plenitud”. Dentro de estas elecciones, es importante considerar las opciones que los avances médicos ponen a disposición, ya que bien es conocida la práctica quirúrgica, pero también existe una alternativa miniinvasiva, mediante inyecciones de ácido hialurónico, que logra conseguir la armonía del rostro deseada con resultados naturales. Ahora bien, ¿cuándo conviene hacer una rinoplastia y cuándo una rinomodelación?
La Dra. Andrea Miranda se explaya al respecto:
Beneficios de la Rinoplastia
-Puede corregir problemas estructurales, en caso de que existan, mejorando la respiración.
-Corrige inesteticismos en narices muy grandes o demasiado largas, se pueden mejorar alas nasales muy grandes o muy pequeñas.
-Ideal para tratar deformaciones que puedan haber resultado de un accidente.
-Es una cirugía ambulatoria, con anestesia local en muchos casos.
-Los resultados son permanentes, el resultado definitivo se puede observar luego de 7 u 8 meses después de la intervención.
Ventajas de la Rinomodelación
-Los resultados son inmediatos y duraderos, no permanentes.
-Se pueden resolver hasta un 90% de los casos. “Las consultas se relacionan a los tres ángulos involucrados: la punta nasal, que generalmente está caída y se busca levantar; el frontonasal (que se ubica entre la frente y el inicio de la raíz), que puede estar hundido y por eso se rellena; el nasolabial, en el que se busca levantar un poco y dar proyección”, explica Miranda.
-Se puede hacer una prueba previa para evaluar si los resultados son los deseados. “En CipSalud la realizamos sin cargo, dura de 3 a 5 días, momento en que el ácido hialurónico se reabsorbe”.
-A diferencia de la cirugía, no requiere la colocación de yesos, cuidado, ni reposo posterior. Se puede volver a las actividades inmediatamente.
-No queda ningún tipo de cicatriz.
-No es un procedimiento doloroso, se puede aplicar anestesia local o crema anestésica en caso de bajo umbral de tolerancia al dolor, para un mejor confort.
-Se resuelve en una sesión de 20 minutos (a veces, se requiere más de una, según el caso).
En función de las necesidades y los resultados esperados, se podrá optar por alguna de estas dos técnicas con el asesoramiento de médico especializado en estética. Por último, la Dra. Miranda destaca la importancia de que la práctica sea realizada por profesionales idóneos que no generen falsas expectativas y estén atentos en todo el proceso a la particularidad de cada paciente. “La idea fundamental es que los resultados sean armónicos con el rostro de la persona, potenciar la belleza que cada uno tiene, adaptarse a sus rasgos característicos para que los resultados sean naturales. Con la información adecuada, se puede tomar una mejor decisión a la hora de intervenir nuestro cuerpo”, finaliza.

ASESORO: Prof. Dra. Andrea R. Miranda (MN 149.634)
Médica Nutricionista, especialista en obesidad y trastornos alimentarios. Médica Esteticista, especialista en modelación médica corporal y tratamientos antiage y orthomolecular.
Directora Médica de la Sociedad Argentina de Estética y Nutrición Integral (SAENI) www.saeni.com.ar
Directora Médica de la Clínica Integral de Nutrición y Estética Saludable (CipSalud) www.cipsalud.com
Profesora Universitaria. Coach Ontológico Profesional. Autora del libro “¿Yo soy mi peso?” (Editorial Almaluz, 2011).
Speaker en Congresos Nacionales e Internacionales.
Av. Rivadavia 4447 2° piso, CABA. Tel: (011) 5570-1433

Share.

About Author

Leave A Reply